Leer: Aviso importante

Todo el contenido de este blog es seleccionado por la Profesora María del Carmen Villaverde. Yo (Vaeneria) solamente me ocupo de subir los artículos pero la autora intelectual es ella, ante cualquier duda contactarse por mail o teléfono.

Muchas gracias por su visita, comentarios y apoyo.
María del Carmen: Tel. 0342-4593838 mnessier@fhuc.unl.edu.ar.


miércoles, 1 de mayo de 2013

La promoción de lectura en el contexto actual.



Por Elisa Yuste Tuero

En los tiempos que corren es común plantearse preguntas en relación con los nuevos roles del mediador en el ámbito de la lectura. La contribución del profesional desde el punto de vista de la alfabetización informacional parece incuestionable. La sobreabundancia de información disponible en formatos de todo tipo hace que la formación en materia de localización e identificación de información de calidad, y de reelaboración de contenidos resulte clave para contribuir al desenvolvimiento de los lectores. También el asesoramiento en cuestiones de privacidad, que ha adquirido una importancia fundamental ante el control de búsquedas en catálogos, horas de lectura, geolocalización… a través de las plataformas de distribución de contenidos. Sin embargo, bibliotecarios, docentes… se cuestionan qué papel han de adoptar para enfrentarse a los retos que plantean lectores multimedia que están conectados entre ellos gracias a las TIC y las redes sociales, que interactúan de forma autónoma tanto con los textos como con los autores, y que, en muchos casos, leen más y con más frecuencia gracias a los dispositivos electrónicos.

En este sentido, los profesionales pueden ofrecer a los lectores un acceso más completo y rico a la lectura en el que lo multimedia no se limite a aspectos complementarios en diversos soportes sino que incluya una dinámica vinculada al espacio físico, al trabajo colectivo y el diálogo entre lectores. Ejemplos de este tipo de trabajo han sido las experiencias “Artistas insólitos” y “beatlePAD”, enmarcadas en el Programa Territorio Ebook, lecturas sin fin, una investigación pionera sobre las implicaciones de la introducción de las lecturas en soporte electrónico en las aulas, las bibliotecas y las universidades; una propuesta global, que suma los conocimientos y esfuerzos de los diferentes agentes que interactúan en este nuevo y desconocido proceso de lectura, con la urgencia que implica adelantarse a un futuro que se ha de prever al tiempo que se construye.

Ambas experiencias giraron en torno a una lectura que se proporcionó a los participantes tanto en formato impreso como electrónico, en este último caso en un iPad, en el que se incluyeron contenidos complementarios. A propósito del tema central de las obras seleccionadas se generó una programación variada de actividades gracias a la cual parte de los participantes pudieron disfrutar de sesiones de trabajo en grupo, talleres, juegos, espectáculos… También se habilitaron diferentes canales de comunicación a través de las redes sociales. El objetivo de ambas iniciativas fue identificar el impacto de las actividades en la motivación de los participantes hacia la lectura, en los niveles de comprensión lectora y en su apropiación de los dispositivos, en contraposición a los niños y jóvenes que no participaron de las propuestas.

Los resultados del proyecto fueron muy alentadores en todos los sentidos. En lo que respecta a los procedimientos de implantación de los libros electrónicos, todos los acogieron de forma excelente, se apropiaron con facilidad del dispositivo e hicieron un uso de él que fue mucho más allá de su funcionalidad lectora; si bien el grupo que participó en la dinamización se mostró notablemente más satisfecho con el dispositivo y se convirtió en prescriptor (debilidades/fortalezas, herramienta para una lectura enriquecida: anotar, buscar). Respecto al impacto de las actividades sobre el interés por la obra y su comprensión del texto, si bien todos captaron el mensaje de fondo, las tareas de dinamización tuvieron efectos relevantes en la comprensión del grupo guiado; sus miembros fueron capaces de aportar más detalles sobre los personajes y el contexto, e, incluso, en una de las experiencias asimilaron el modelo o patrón subyacente a la construcción del texto.

Este tipo de experiencias, por tanto, no solo son de interés para los mediadores sino que pueden constituir un campo amplio de experimentación y trabajo, desde el punto de vista de su aportación a la experiencia lectora en lo que respecta a la apropiación de nuevos dispositivos de lectura, la motivación a través de una selección de lecturas de calidad, adecuadas a los gustos e intereses de los lectores, y de actividades complementarias que amplíen y enriquezcan la experiencia lectora de sus participantes; e, incluso, en lo que respecta a su aporte en una mejor comprensión lectora.